Soluciones para Reparar el Tapizado de las Puertas y el Techo de tu Coche

Todos queremos que nuestro vehículo se vea lo mejor posible. Cuando su interior comienza a deteriorarse o dañarse, afecta no solo la estética de su automóvil, sino que su valor empieza a decaer. El tapizado de puertas y del techo es una parte importante de tu coche que sufre también desgaste con los años, pero es algo que tiene solución. En este artículo te mostramos soluciones para reparar el tapizado de las puertas y el techo de tu coche.

Tapizado del techo y puertas de tu coche

El techo del vehículo es algo que cuando está en buen estado y limpio no llama mucho la atención, es más, incluso pasa desapercibido, pero en cuanto su estado no es bueno y se aprecian signos de desgaste, falta de color o incluso roturas ocurre todo lo contrario. La tela que cubre el techo por su parte interna tiene un adhesivo que además de pegar tiene una función de insonorizar.

soluciones para reparar el tapizado de tu coche

Con los años y su uso continuado esta tela comienza a despegarse por algunas partes y a quedar “colgando” dando un aspecto no demasiado bueno a tu coche.

Posibles soluciones para reparar el tapizado del coche

Ahora veamos posibles soluciones según los daños que presente el tapizado, ya que no es lo mismo un techo sucio que con techo que presente una raja o esté parcial o totalmente despegado.

Cuándo está despegado o dañado

Cuando el tapizado está despegado o bien está rajado o presente agujeros lo ideal es volver a tapizarlo con tela foamizada para tapizar techos, formado en su parte externa por una tela de poliester y en la parte interior por una capa de espuma que le da consistencia. Es importante usar tela específica para coches pues normalmente tienen mayor grosor que las telas normales. También te recomendamos usar productos específicos para el pegado de espumas y telas, así conseguirá unos mejores resultados y una mayor durabilidad.

Cuándo está sucio y no presenta daños

Opción 1:

Con una máquina de inyección y extracción: por medio de un pulverizador echamos un poco de amoniaco en la superficie y frotamos con un cepillo para eliminar la suciedad incrustada intentando hacerlo siempre en el mismo sentido para evitar la formación de arrugas. Lo siguiente sería usar máquina de inyección y extracción como por ejemplo la Kärcher SE 4002 para conseguir un resultado óptimo. Esta sería una solución para cuando el tapizado no está dañado, simplemente sucio del uso diario.

Opción 2:

También puedes usar una aspiradora para aspirar la suciedad, el resultado no es el mismo pero para algunos casos puede ser suficiente. Eso sí, recuerda limpiar la boquilla de la aspiradora con un paño húmedo para no manchar aún más el tapizado. Una vez aspirado con la ayuda de trapo de microfibra seco frotamos el techo hasta que veamos que ha quedado bien o que no podemos conseguir mejores resultados porque las manchas son demasiada profundas.

Con otra trapo de fibra (o el mismo pero una vez lavado) haremos otra pasada pero esta vez en mojado. Para ello usaremos un cubo con agua mezclado con un poco de jabón para ropa.